Qué ver en Eslovenia en 4 días

Eslovenia ha sido uno de mis mayores descubrimientos de estos últimos años. Es un país increíble, lleno de naturaleza en estado puro y ciudades pequeñas con mucho encanto. Después de mi visita incluso lo considero un lugar idóneo para vivir en un futuro. Si eres de esas personas a las que le gusta la naturaleza, te enamorará tanto como a mí.

Se encuentra haciendo frontera con el norte de Croacia, así que cuando estuve de Erasmus en Pula quedaba a solo un par de horas de trayecto en coche. Fue, de hecho, el primer viaje de Erasmus que organizamos todos juntos. Me alegro mucho de haberlo hecho ya que probablemente en otras circunstancias no habría elegido Eslovenia como destino, pues es un país todavía bastante desconocido.

En este artículo os cuento qué ver en Eslovenia en 4 días. Estuvimos cuatro días ya que es bastante pequeño y se recorre fácilmente. Estos días son suficientes para ver lo más importante, pero nunca está de más dedicarle más tiempo si es posible ya que el país cuenta con numerosos lugares increíbles para visitar.

qué ver en eslovenia
mi experiencia erasmus en pula

Consejos

– Recomiendo alquilar un coche para moverse por Eslovenia ya que se pierde mucho tiempo desplazándose en autobús. De hecho los autobuses a ciertos lugares como Vintgar Gorge solo funcionan en temporada alta. Por lo tanto, alquilar un coche es imprescindible para aprovechar el tiempo al máximo y viajar con mayor libertad. Además, tanto la gasolina como el alquiler del coche salen bastante rentables, el precio es algo más bajo que en España.

– ¡Importante! Para conducir por Eslovenia por autopistas y vías rápidas hay que comprar una “viñeta” de peaje. Normalmente la encontraréis sin problema justo antes de pasar la frontera en alguna tienda o gasolinera. El precio es de unos 10€ por 10 días. También se venden viñetas por un solo día, un mes, etc. Recomiendo comprarla porque es difícil evitar las autopistas y suelen controlarlo bastante. Una vez cruzamos la frontera con Eslovenia para dirigirnos a Italia y pensamos que, como el trayecto era muy corto, no nos multarían. El resultado fue una multa de 50€, así que os recomiendo no arriesgaros.

– Para entrar en Eslovenia, las personas procedentes de algún país europeo no tiene la obligación de llevar pasaporte, con enseñar el DNI es suficiente. He ido varias veces tanto en autobús como en coche y nunca hemos tenido problema ni hemos tenido que esperar largas colas en la frontera.

Dónde dormir

qué ver en eslovenia

Las tres noches que estuvimos en Eslovenia nos hospedamos en el mismo apartamento en la ciudad de Liubliana porque creímos que era lo más práctico y cómodo al ser un grupo de 15 personas. Nos ahorraríamos el tiempo de cambiar de alojamiento cada noche y además los demás sitos que queríamos visitar no quedaban demasiado lejos.

Alquilamos un apartamento a través de Booking para las tres noches. Era un apartamento de dos plantas donde tuvimos la suerte de estar prácticamente solos. Además fue súper barato, no llegaba a los 50€ por cabeza por las tres noches. Es la ventaja de viajar con tantas personas, pues sale más económico que viajar en pareja por ejemplo. De todas formas, los precios de los alojamientos en Eslovenia suelen ser muy razonables.

El único inconveniente fue que no se encontraba del todo céntrico pero como solo estaríamos un día en la ciudad y el resto nos desplazaríamos a los demás destinos en coche, no fue un inconveniente. Aún así, no es precisamente difícil encontrar alojamiento en el centro y a buen precio, pero  a nosotros se nos reducían las opciones al ser demasiadas personas.

Primera parada: Liubliana

liubliana

El primer día visitamos la capital: Liubliana, una ciudad bonita y acogedora, con alma de pueblo. En 2016 fue declarada capital verde europea. A la visita de la ciudad le dedicamos solo una jornada, que nos sirvió para ver lo imprescindible de la capital.

Esta ciudad es sin duda uno de los lugares que ver en Eslovenia en 4 días y es una parada perfecta para huir de los destinos masificados. En temporada alta os encontrareis igualmente con bastantes turistas, pero Liubliana está lejos del ritmo estresante y apogeo de otras ciudades. Transmite calma, el ritmo de vida es mucho más relajado, no hay prisa.

Probablemente esto tenga bastante que ver con el hecho de que no esté permitida la circulación de coches por el centro de la ciudad, solo peatones o gente en bicicleta, algo que siempre me ha gustado en las ciudades. Liubliana vale la pena por su esencia y porque, aunque sea pequeña, te enamora.

Visita de la ciudad

liubliana
liubliana

Lo primero que vimos al caminar por la ciudad fue el famoso puente de los dragones que cruza el río Ljubljanica. Luego paseamos a lo largo del río, donde hay cantidad de bares y restaurantes. Nos encontramos también con varios puentes por el camino, uno de ellos lleno de candados.

Sin necesidad de andar demasiado, nos encontramos de frente con la plaza más famosa y concurrida de la ciudad, la Plaza Preseren. Aquí es en donde se obtiene una de las más bonitas fotografías de la ciudad, y de las más típicas.

liubliana

Lo que más llama la atención en esta plaza es su iglesia de color rosa, la Iglesia Francisca de la Anunciación. Otro detalle destacable es también su estatua, donde encontramos representado a Preseren, que lejos de tratarse de un rey o algo parecido como podríamos imaginarnos, se trata del primer poeta que escribió en esloveno.

qué ver en eslovenia

Otra de las plazas más importantes es la de Mestni Trg que a partir del siglo XII fue uno de los puntos centrales de la ciudad. En especial destaca porque aquí se encuentran el Ayuntamiento, la famosa Fuente de Robba en el centro y preciosos edificios renacentistas y barrocos.

Pero sin duda un lugar imprescindible es el Castillo de la ciudad desde donde se puede contemplar una perfecta panorámica de la ciudad. Se puede acceder a él a pie o bien en funicular que conecta el casco antiguo con la colina del Castillo. La estación de salida del funicular se encuentra en la plaza Krekov.

Lago Bled

lago bled

Desde la capital, el trayecto es de 40-50 minutos en coche hasta el lago. También se puede ir en autobús desde la estación de Liubliana. Salen autobuses cada hora y el trayecto dura 1 hora y media aproximadamente. El precio del viaje es de 8€.

Este es uno de los lugares que ver en Eslovenia en 4 días pues es un lugar mágico. El lago es increíble, con el paisaje de montañas de fondo, una isla con una iglesia en el centro del lago, un castillo en la cima de una colina…

lago bled

Se necesita alrededor de 1 hora y media para dar la vuelta al lago a pie por el camino que lo rodea desde la orilla. Nosotros recorrimos una parte y subimos a lo alto de la colina para visitar el castillo. Lo hicimos a pie aunque también es posible subir en coche y aparcar en un parking justo al lado del castillo.

El lago ofrece muchas posibilidades. Se puede alquilar una barca pagando unos 10-15€ y remar hasta la isla en el centro del lago y visitar su iglesia. Existe una tradición que dice que para que un matrimonio sea largo y feliz, el novio debe llevar a la novia en brazos por las 99 escaleras de esta isla, de hecho todavía hay parejas que viene aquí a celebrar su boda.

lago bled
lago bled

¡Ah! Aprovechad si vais en verano ya que el baño está permitido, de hecho hay zonas especialmente habilitadas para ello y, por raro que parezca, el agua para ser de un lago es bastante apetecible.

Sin duda, Bled es uno de mis lugares favoritos de Eslovenia. Ya he ido dos veces y siempre me quedo con ganas de volver. Además, dependiendo de la estación los colores del paisaje cambian y le dan un toque muy distinto al lugar.

Vintgar Gorge

vintgar gorge

Al mediodía comimos en uno de los restaurantes de la zona y al acabar nos dirigimos hacia nuestra siguiente parada: Vintgar Gorge. Está a solo 4 km de Bled y se recorren en unos 15 minutos. Este lugar pertenece al Parque Nacional de Triglav, una reserva natural. Para entrar al parque hay que pagar una entrada de 3€ destinada íntegramente al mantenimiento del mismo.

Este es otro de los lugares que ver en Eslovenia en 4 días y se trata de un desfiladero por el río Radovna de aguas color esmeralda que te dejará boquiabierto. Esta garganta separa dos montes, el  Boršt y el Hom, por lo que como os podéis imaginar el paisaje está lleno de vegetación y algunas de las paredes verticales a los lados llegan a los 100 metros de altura.

El desfiladero se puede recorrer gracias a unas pasarelas de madera y senderos que se construyeron en 1893. El camino apenas requiere esfuerzo, casi sin pendientes y son 1,6 km para llegar de una punta a la otra del parqueTardamos sobre 2 horas en recorrerlo porque nos paramos bastante a hacer fotografías.

vintgar gorge

A lo largo del camino nos encontramos con varios puentes de madera que nos llevaban de un lado a otro del río. En algunas partes del recorrido el río fluye con mucha tranquilidad e incluso se crean como piscinas naturales. En una zona nos encontramos a la orilla del río varios montones de pequeñas piedras apiladas que han ido construyendo los turistas, por supuesto nosotros no dudamos en construir también el nuestro.

vintgar gorge

Al final del recorrido nos encontramos con la cascada Šum de 13 metros de altura. ¡Desde aquí tendréis la foto perfecta! Al llegar a este punto, toca dar vuelta hasta llegar de nuevo a la entrada del parque, perfecto para apreciar de nuevo el camino y ver con nuevos ojos el paisaje. En la página web encontraréis toda la información necesaria para visitar el parque https://vintgar.si/?lang=en.

Castillo Predjama

castillo predjama

El tercer día visitamos por la mañana el Castillo Predjama, otro de los lugares que ver en Eslovenia en 4 días. Este es el castillo más grande dentro de una cueva, de hecho, está inscrito en el libro Guinness de los récords. Se encuentra en una pared rocosa de 123 m desde hace nada más y nada menos que 800 años.

El castillo se puede visitar al completo, desde las salas comunes, la cocina y un cuarto donde torturaban a los prisioneros hasta una cueva secreta. La entrada es de 13€ por lo que, en mi opinión, si no eres demasiado amante de los castillos, quizás no te compense entrar. La verdad es que verlo desde fuera es lo que más merece la pena.

predjama

Algunos de nosotros entramos en el castillo y la visita duró sobre una hora y media, bastante más de lo que nos esperábamos. A lo largo de la visita puedes ir conociendo curiosidades sobre el castillo con un audio guía que incluye la entrada. Aquí encontraréis toda la información necesaria https://www.postojnska-jama.eu/es/castillo-de-predjama/

Muy cerca del castillo, a solo 10 km, existen otras cuevas muy famosas: cuevas de Postonja. Como solo teníamos tiempo de visitar unas nos decantamos por las de Skocjan, pero recomiendo visitar las dos si es posible pues también valen mucho la pena.

Cuevas Skocjan

cuevas skocjan

Por último, el cuarto y último día nos levantamos temprano para tener tiempo de visitar las Cuevas Sckocjan, otro de los lugares que ver en Eslovenia en 4 días. Este lugar es el único sitio declarado Patrimonio de la Humanidad en toda Eslovenia, pues estas cuevas se han creado debido a un fenómeno natural excepcional. El río Reka fluye durante 55km por la superficie y después desaparece hasta llegar de forma subterránea, ya en Italia. A lo largo del recorrido de las cuevas se puede ver a menudo este río.

La entrada a las cuevas nos costó 12€Las visitas se realizan siempre en grupos, a horas marcadas que podéis consultar previamente en la página web, y con un guía en diferentes idiomas. Nosotros fuimos con el guía en inglés ya que éramos un grupo de Erasmus y cada uno veníamos de países distintos. La visita dura unas 2 horas aproximadamente.

Las Cuevas de Skocjan tienen millones de años y estuvieron habitadas en la prehistoria. Existen varias pruebas de ello en su interior explicadas por los guías. Las visitas turísticas recorren alrededor de unos 3km de los 6km en total que tiene esta cueva. Eso sí, el recorrido está lleno de escalones, 500 para ser más exactos, aunque no se hace demasiado duro.

Dentro de la cueva la temperatura es muy baja, por eso es importante no olvidarse de llevar ropa abrigada, aunque se visite en verano. Para mí lo más impresionante de la cueva y lo que mejor recuerdo es el puente Cerkvenik, de unos 47 metros de alto sobre el río Reka.

Solo pude sacar una foto durante la visita ya que estaban prohibidas las fotografías en el interior de la cueva, incluso sin flash.

qué ver en eslovenia
qué ver en eslovenia