Situado a orillas del mar Adriático, Montenegro es uno de esos paraísos que siguen siendo