Fue hace un año aproximadamente cuando decidí irme con unos amigos a vivir a Vietnam durante tres meses. La idea surgió porque dos de mis amigos tenían que hacer las prácticas de la universidad en el extranjero y Vietnam parecía una buena opción.

 Además, el tío de uno de ellos estaba viviendo allí y podría acogernos durante ese tiempo, lo que sin duda era un importante punto a favor. Su tío llevaba ya 8 años viviendo en la ciudad Ho Chi Minh, así que podría ayudarnos una vez allí por si nos surgía cualquier problema.

Para mí fue la oportunidad perfecta de salir por fin de Europa y poner mi primer pie en Asia. Además, llevaba tiempo con ganas de hacer un voluntariado, así que no me lo pensé dos veces.

Lo cierto es que irse a vivir a Vietnam no es como marcharse a cualquier país europeo (como cuando nos fuimos de Erasmus a Croacia), sino que es necesario tener en cuenta muchas más cosas a la hora de planear el viaje. Aquí os contaré cómo preparar un viaje a Vietnam.

Vacunas

Cuando se viaja a determinados países extranjeros es imprescindible informarse acerca de las vacunas necesarias. En el caso de Vietnam, no hay ninguna obligatoria pero sí varias recomendadas según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (aunque también recomiendo consultar la página del Ministerio de Asuntos Exteriores).

Lo mejor es siempre acudir a un Centro de Vacunación Internacional en el cual analizan tu caso y te recomiendan la vacuna o vacunas convenientes.

Así que eso fue exactamente lo que yo hice, fui al Centro de Vacunación Internacional más cercano y un médico me preguntó detalles sobre mi viaje y sobre mi historial médico para poder aconsejarme.

En mi caso solo iba a estar en Vietnam durante tres meses y viviría en una de las ciudades más desarrolladas del país: Ho Chi Minh, por lo tanto muchas de las vacunas recomendadas no eran demasiado importantes en mi caso.

El doctor me prescribió la vacuna contra la Hepatitis A y la vacuna contra la Fiebre Tifoidea. La primera me la inyectaron ese mismo día en el mismo centro sanitario, sin embargo la segunda son unas pastillas que se deben conservar en la nevera y que tiene efecto unos diez días después de ingerir la última dosis.

Es recomendable no dejarlo para el último momento porque algunas vacunas hay que hacerlas con tiempo de antelación, además ya se sabe que estas cosas tardan, entre pedir cita, a veces hay que hacer análisis de sangre, etc.

Medicamentos

Es aconsejable preparar un botiquín de primeros auxilios antes de marchar. En mi caso seguí las recomendaciones de mi médico, que suelen ser similares para cualquier viaje al extranjero de estas características.

En el botiquín incluí medicamentos básicos como aspirina, paracetamol, ibuprofeno, betadine, gasas… Pero también uno específico en caso de diarrea (muy frecuente en las primeras semanas del viaje ya que la alimentación cambia drásticamente), en mi caso el que me recetaron se llama Fortasec.

También compré un repelente de mosquitos pues es bastante necesario allí para llevarlo siempre en la mochila.

Visado

Todo aquel que viaje a Vietnam y su estancia vaya a ser mayor de quince días debe tramitar el visado para poder estar en el país.

En nuestro caso tuvimos muchísima suerte ya que, al estar el familiar de mi amigo allí mismo, él mismo pudo tramitarlo desde Vietnam. Solo tuvimos que enviarle nuestro billete de avión y nuestro pasaporte escaneado.

De todas formas, lo que suele hacerse es tramitarlo de manera online y para ello piden, por lo general, el pasaporte válido por seis meses antes de la fecha de expiración y una foto de carnet, además de rellenar un formulario en la propia web. Aquí os dejo el enlace en donde podréis informaros mejor: http://www.exteriores.gob.es/Embajadas/HANOI/es/Embajada/Paginas/Recomendaciones.aspx?IdP=195.

Tarjeta bancaria

Es importante también informarse en el banco correspondiente de la validez y comisiones en el país al que se viaja. En mi caso fui al mío y me dijeron que podía retirar dinero del banco un máximo de cinco veces al mes. Eso sí, en caso de que en el cajero que utilizase cobrase comisión, ellos no lo cubrirían. 

Conexión a internet

Me informé también en mi compañía de móvil sobre la tarifa que tendría al estar en Vietnam y lo cierto es que los precios por llamadas, como era de esperar, eran excesivos. Por lo tanto lo mejor es, una vez se llega a Vietnam, comprar una tarjeta con internet para el móvil. Nosotros hicimos exactamente eso y las compramos en Ho Chi Minh. No es nada complicado encontrarlas, la venden en los aeropuertos y en gran cantidad de tiendas a un precio muy razonable.

Seguro de viaje

Aunque es cierto que algunas tarjetas bancarias incluyen ya algún tipo de seguro en caso de viajes, en mi caso no era demasiado lo que me cubría por lo tanto decidí hacerme un seguro de viaje por medio año para viajar más tranquila.

Hay bastantes opciones y en la mayoría de las compañías de seguro suelen rondar los 150€ o 200€. En algunos casos incluso más caros. Yo finalmente me decidí por contratarlo con la compañía Generali ya que me habían hablado bastante bien de ella y además era una de las que ofrecía un precio más económico y con una cobertura bastante completa. Todo dependerá de vuestras necesidades y presupuesto.

Ropa y calzado

Vietnam se caracteriza por su calor sofocante y especialmente su clima húmedo, por eso es importante vestir con ropa cómoda, floja y fresca. Se recomienda vestir ropa de telas como el lino que ayudan a la transpiración y también de colores claros pues los oscuros suelen atraer más a los mosquitos y el calor.

En mi caso llené mi maleta de pantalones flojos y dejé todos los vaqueros en el armario ya que es casi imposible resistir el calor allí con este tipo de tela y de talle tan ajustado. También algunos monos y vestidos holgados para el día a día y calzado cómodo pero que permita a los pies respirar.

De todos modos, allí mismo hay muchísimos mercados en los que comprar ropa de ese estilo y además a precios muy bajos. Os recomiendo no llenar demasiado la maleta teniendo en cuenta que probablemente volveréis con ella un poco más cargada de cosas que compréis allí mismo.

Workaway

Mi idea inicial al irme tres meses a Vietnam era realizar algún tipo de voluntariado. Buscando en internet aparecen muchísimas opciones pero en todas ellas es necesario pagar, y no precisamente poco (de 600€ en adelante). Mira que busqué y busqué pero fue prácticamente imposible encontrar uno que fuese gratuito, así que me decidí por probar con Workaway.

Workaway es una página que permite encontrar todo tipo de voluntariados, intercambios con otras familias, intercambios culturales… incluso compañeros de viaje.

En mi caso buscando en Vietnam, concretamente en la ciudad de Ho Chi Minh, encontré todo tipo de experiencias. Trabajar en un hostal, enseñar inglés a niños sin recursos, trabajar ayudando en pequeños negocios, comedores sociales…

Todo esto por supuesto no es trabajo pagado, pero a cambio se te ofrece la estancia bien sea en el hostal, con determinada familia u en otro alojamiento totalmente gratis y otras veces también se comprometen a ofrecer las comidas de forma gratuita. Lo más interesante es que con estas experiencias se descubre la gente local y su cultura.

En mi caso solicité colaborar en un hostal ya que al estar estudiando turismo es algo que me enriquecería además de personalmente, profesionalmente. Y al estar tres meses, también contacté con una pequeña organización que se dedica a dar clases en inglés para niños sin recursos.

Para poder contactar con todas estas organizaciones/empresas es necesario registrarse en Workaway. Para ello hay que pagar 36€ por año pero me pareció que valía la pena ya que dan a conocer un montón de opciones y se puede utilizar durante todo un año y viajes a donde viajes.

Lo cierto es que mi experiencia en Vietnam acabó siendo bastante diferente a lo que tenía planeado antes de marcharme, pero fue incluso mejor de lo que había imaginado. En este otro post os cuento cómo fue mi voluntariado en Vietnam.

Otros consejos

– Durante el viaje es importante asegurarse de que los alimentos que ingerimos, ya provengan de la calle o un restaurante, estén cocinados o bien pelados, porque en caso contrario lo más probable es que contengan bacterias que pueden sentarnos mal o causarnos enfermedades.

– Lo mismo pasa con el aguasolo puede ingerirse aquella que esté bien embotellada, no tragar agua en la ducha, cuidado también con los hielos pues no sabemos con qué agua se han hecho… También se pueden comprar unas pastillas desinfectantes de agua no potable que precisamente sirven para potabilizar el agua y así asegurarnos de no enfermar. De todas formas,  en Vietnam mismo es fácil encontrarlas.

– Es importante también tener cuidado con el sol y para ello utilizar cremas de protección solar de factor 30 como mínimo.

– Vietnam y los países asiáticos en general, se caracterizan por su clima excesivamente húmedo y calor sofocante, por lo tanto en importante hidratarse.

– Siempre hay que asegurarse de que el pasaporte no esté caducado ni vaya a caducar en pocos meses.

– Hay que tener cuidado con los estafadores ya que, aunque Vietnam es un país bastante seguro, lo que sí es muy común es que intenten estafarte, en especial los taxis.

– Por último, no os olvidéis de regatear. Especialmente en los mercados, donde siempre comenzarán por anunciar precios algo desproporcionados que, después de unos diez minutos de regateo, se convertirán en precios más que razonables. Reconozco que a mí se me daba fatal, pero me encantaba pasear por el mercado y ver cómo mis amigos se podían pasar la tarde regateando, daba lugar a conversaciones muy graciosas.