Pula es una ciudad costera de Croacia, situada en el sur de la península de Istria, al norte del país. Es cierto que no es de las zonas más conocidas de Croacia, pero precisamente es esto lo que la convierte en un lugar sorprendente y especial. 

He tenido la suerte de haber vivido en esta pequeña ciudad durante casi un año, ya que fue el destino que elegí para mi Erasmus hace aproximadamente tres años. En este post ya os he hablado de los lugares más importantes que ver en al ciudad https://luciaontheroad.com/que-ver-en-pula-y-sus-alrededores/.

En este artículo, en cambio, quiero contaros todo lo que he descubierto y aprendido sobre Pula durante ese año: cómo es vivir en la ciudad, su clima, su moneda, sus precios y mi experiencia Erasmus en Pula.

Clima

mi experiencia erasmus

Croacia es un país increíble por muchas razones y una de ellas es su clima. Durante el invierno no llueve demasiado y, aunque hace frío, es soportable. A nosotros nos nevó un día, pero fue muy curioso porque según nos dijo la gente de allí, es algo que no había pasado desde hacía unos treinta años.

En cuanto al verano, para nosotros en el mes de abril ya empezó a hacer muy buen tiempo y a partir de esa fecha nos dedicamos a ir a la playa todos los días. Además, el calor no es agobiante, perfecto para tomar el sol e ir en ropa ligera pero sin ser sofocante.

En mi opinión, la ciudad tiene el clima perfecto. En especial en los meses de mayo y abril, pues da gusto pasearse por la ciudad y además es la época perfecta para disfrutar de ella y sus playas, ya que todavía no han llegado la mayor parte de los turistas.

pula

Afluencia turística

En cuanto al turismo en Pula, la verdad es que yo justo me fui de la ciudad cuando estaba empezando la temporada alta, a finales del mes de junio. Durante el otoño e invierno no se nota demasiado la afluencia de turistas.

Fue en el mes de mayo cuando empezó a haber más movimiento y las calles ya estaban mucho más transitadas. Pero la verdad es que la ciudad por lo general es muy tranquila durante todo el año exceptuando los meses del verano.

Influencia italiana

pula, croacia

Esta es una zona muy próxima a la frontera con Italia, por ello la cultura italiana está muy presente. De hecho, la mayoría de las señales y carteles están tanto en croata como en italiano. En cuanto a la gastronomía también es muy fácil de apreciar esta influencia pues hay infinidad de restaurantes italianos donde degustar pizzas o pasta deliciosas.

Incluso gran parte de la población sabe comunicarse en italiano perfectamente, de hecho algunos de los croatas que conocimos en la ciudad eran de origen italiano y se habían venido a Pula a vivir. También se puede apreciar en los edificios del casco histórico, que en cierto modo recuerdan a algunas ciudades italianas.

Idioma

La lengua oficial que se habla en Croacia es el croata, pero, como he dicho justo antes, gran parte de la población también sabe hablar italiano.

Algo que me sorprendió de Pula fue la cantidad de gente que sabía comunicarse sin problema en inglés con nosotros. Y es que muchas veces por desinformación, tenemos esa imagen de que Croacia y otros países balcánicos están bastante menos desarrollados que por ejemplo España, pero al haber estado allí me he dado cuenta de que no hay tantas diferencias entre nosotros como se puede llegar a creer.

Como digo, en cuanto al idioma al menos nos llevan bastante ventaja. Prácticamente todo el mundo allí sabía contestar sin problemas en inglés, tanto en una panadería, como en una estación de autobús, bar, por la calle… En cualquier parte y desde gente joven a gente más mayor, porque incluso la mayor parte de las personas de más 65 años sabían comunicarse con nosotros aunque tuviesen un vocabulario más limitado.

Moneda: kuna

En Croacia su moneda no es el euro, aunque se prevé que lo introducirán en unos años. En su lugar, utilizan la kuna (HRK) que equivale a 0,13€, es decir, 1€ son 7 kunas.

Quizás para aquellos que se vayan a pasar unos días a Croacia de vacaciones resulte un poco complicado manejarlo al principio, pero nosotros durante nuestra experiencia Erasmus en Pula, a las pocas semanas nos acostumbramos sin problema a utilizarla.

Para hacer el cambio de moneda hay muchas tiendas de cambio por toda la ciudad, prácticamente una en cada esquina. Lo mismo pasa en el resto de ciudades turísticas de Croacia. En algunas tiendas sale mejor el cambio que en otras, así que siempre es mejor fijarse para no salir perdiendo.

Si sacáis dinero del banco lo más probable es que os cobren comisión, entonces es mejor llegar a Croacia con bastante dinero en efectivo para no perder dinero cada vez que queremos sacar dinero del cajero.

Precios

En general, los precios en Pula son un poco más bajos que en España, pero tampoco existe una gran diferencia. Dependiendo del producto la diferencia se nota más o menos. Por ejemplo, si os tomáis un café el precio es el mismo, de hecho si os lo tomáis en alguna zona más turística, probablemente sea más caro. Pero en el caso de los productos del supermercado algunos precios se reducen un poco.

En cuanto a la vivienda, los precios son bastantes baratos. Más o menos equivalentes a los de España en alguna ciudad pequeña no muy cara como Ourense, que es en la que estudié durante varios años. Es bastante fácil encontrar pisos en alquiler sobre todo para dos o tres personas y la mayoría están bastante nuevos. La mayor parte de los pisos los alquilan durante el año a estudiantes pero a partir del mes de junio, a veces incluso antes, deben estar desocupados para poder alquilarlos a los turistas.

En nuestro caso, nuestro piso estaba ubicado casi al lado de la universidad pero nos llevaba solo 15 minutos llegar al centro. Por eso es súper cómodo vivir en Pula, porque todo queda más o menos a mano. Al mes solo pagamos 150€ por persona en un piso de tres habitaciones donde estuve viviendo con otros dos amigos del Erasmus. Además era un piso prácticamente nuevo y bastante amplio, incluso teníamos una pequeña terraza.

Vivir en Pula

vivir en pula
vivir en pula

Pula es una ciudad perfecta para vivir. Además de su buen clima e increíble patrimonio cultural,  es una ciudad costera, por lo tanto para todos aquellos a los que, como a mí, el mar suponga casi un elemento fundamental, es perfecta.

Es cierto que en el centro, a pesar de haber un paseo a lo largo de la costa, no hay playas. Más bien lo que se puede ver es un muelle con gran cantidad de barcos atracados, alguna fábrica y unas curiosas grúas que por las noches se iluminan con diferentes colores, dando un toque especial a las vistas nocturnas al mar.

vivir en pula

De todas formas las playas no están tan lejos. Nosotros íbamos siempre andando a alguna de las más cercanas como la de Lungomare, y nos llevaba una media hora andando desde el centro. También hay varios autobuses que van desde el centro hasta las diferentes playas de la zona. En esta página web podréis encontrar todas las líneas urbanas de la ciudad http://pulapromet.com/en/gradske-linije-eng/.

En cuanto a la hora de hacer la compra, hay bastantes supermercados por todo el centro de la ciudad. Hay que tener cuidado porque los que se encuentran en las zonas más turísticas tienen los precios algo más elevados. Estos supermercados del centro son algo pequeños por lo tanto tienen los productos básicos y no demasiada variedad de frutas y verduras. En mi caso tomo un montón de verduras, entonces  me desplazaba bastante a menudo a algún supermercado más lejos del centro como el Spar, que estaba a unos 20 minutos andando y también tenía mejores precios.

Experiencia en Hostel Antique

Decidí viajar a Pula unas dos semanas antes de que comenzasen las clases en la universidad con la intención de encontrar apartamento donde vivir. Esas dos primeras semanas estuve hospedada en un hostal, el Hostel Antique. Era mi primera vez viajando sola y también mi primera vez en un hostal. Precisamente decidí quedarme esas semanas allí en lugar de un apartamento porque me apetecía conocer gente nueva antes de que llegasen los Erasmus, y así fue.

Quizás esto os sirva también a todas aquellas personas que quizás tengáis algo de reparo en viajar solas o hospedarse en un hostal. La verdad es que yo al principio también pensaba que quizás no me iba a gustar, pues al fin y al cabo no tienes tanta intimidad, pero acabé encantada.

experiencia erasmus pula

He de decir que este hostal contaba con instalaciones súper nuevas y  limpias. Me tocó como compañeros de habitación un chico de Paraguay y una chica croata. Con ambos hice muy buenas migas y acabaron siendo mis compañeros de viaje las 24 horas del día. Con el paraguayo descubrí a un chico que se dedicaba a viajar de un lado a otro de Europa. Es una de esas personas que van movidas por el viento, sin rumbo fijo. Me enseñó muchísimas cosas, al igual que la chica croata con la que también compartía habitación. 

Incluso con los trabajadores del hotel acabamos haciendo buenas migas. De hecho aún después de haberme ido a vivir a otro apartamento con compañeros del Erasmus, seguía teniendo contacto con ellos y les presenté a mis nuevos compañeros de piso. Estos acabaron siendo también muy buenos amigos y a veces hacíamos planes juntos.

Por mi experiencia creo que es muy recomendable probar al menos una vez en la vida a viajar sola o solo, porque da pie a conocer a mucha más gente y viajar de una manera completamente diferente. De hecho, fue gracias a mi amigo paraguayo que conocí muchos de los lugares de Pula de los que os hablo en otros posts, a él le encantaba investigar y buscar sitios que no todos los turistas conociesen.

Experiencia Erasmus

experiencia erasmus pula

El año que pasé en Pula de Erasmus podría definirse como el mejor año de mi vida. Un periodo que definitivamente ha marcado un antes y un después en mi vida. Nunca podría haber llegado a imaginarme cómo personas tan diferentes, de lugares tan distintos de Europa podrían llegar a sentirse como de mi familia.

Es difícil de explicar, pero verdaderamente cuando estás de Erasmus te sientes como en una burbuja. Es como si tu vida anterior se te olvidase por un momento y solo piensas en el aquí y ahora con las personas que estás viviendo el mejor momento de tu vida. Tu única preocupación es cuál será el próximo viaje que se organizará por Europa, salir de fiesta al menos tres veces por semana y disfrutar al 100% de cada día.

experiencia erasmus pula

Gracias al Erasmus he podido conocer gran parte de países europeos que antes nunca había tenido la oportunidad de visitar como Eslovenia, Hungría, Eslovaquia, República Checa, Bosnia, Montenegro y Malta. Me di cuenta de que hay países del este que nunca antes me habían llamado la atención pero que esconden maravillas. En cada país tenemos recuerdos que guardaremos para toda la vida.

También pudimos conocer en profundidad Croacia, que se ha convertido en uno de mis países favoritos, y Pula la siento ya como mi segunda casa. Organizar viajes con otras 14 personas fue toda una odisea, pero descubrí que sale mucho más barato y se disfruta de una manera completamente diferente.

malta

Desde mi experiencia Erasmus en Pula mis ganas de viajar han crecido sin parar, actualmente vivo en Burdeos y aquellos franceses con los que compartí mi vida en Pula son actualmente mis mejores amigos aquí. Todavía mantengo contacto con todos mi amigos de Erasmus y, aunque este último año ha sido imposible debido a la crisis sanitaria, ya nos hemos reunido todos de nuevo en diferentes lugares como Bilbao o Burdeos.

En definitiva, esta experiencia me ha cambiado completamente como persona, ha cambiado mi vida, la gente de mi entorno y hasta mi manera de pensar. He perfeccionado mi inglés, especialmente al hablarlo pues era algo que antes me costaba mucho por pura vergüenza. He mejorado también mucho mi francés, pues en Pula me acostumbré a escucharlo a menudo con mis amigos franceses y actualmente, después de un año viviendo en Burdeos, ya lo hablo y entiendo sin dificultad.

pula
pula
pula

He abierto mi mente a nuevas experiencias, a nuevas culturas y nuevas personas muy diferentes a las que estaba acostumbrada relacionarme. Hoy puedo decir sin una pizca de duda que irme de Erasmus a Pula fue la mejor decisión que he tomado en mi vida.  Así que animo a cualquiera que esté dudando actualmente en irse o no, es cierto que pude dar miedo al principio y cueste dar el paso, pero no os arrepentiréis.