Marrakech es probablemente el destino más exótico más cercano a España. Sus numerosos monumentos patrimonio de la Humanidad lo convierten en el principal atractivo turístico de Marruecos. Su atmósfera auténtica, sus colores, aromas y sabores hacen que el viaje sea inolvidable, diferente a cualquier otro. Hay muchos lugares que ver en Marrakech, sin embargo si vuestro viaje es solo de un fin de semana, dos o tres días son suficientes para ver los lugares imprescindibles de la ciudad. Aquí os cuento qué ver en Marrakech en un fin de semana.

fin de semana marrakech
marrakech

Lo cierto es que Marrakech es un destino que genera cierta controversia entre aquellos que lo visitan. Por un lado, se trata de un lugar mágico, lleno de exotismo. Por otro, algunos lo sienten como un lugar inseguro donde habitualmente te intentan estafar.

En mi opinión me quedo más con la impresión positiva de la ciudad, es cierto que en los zocos intentarán vender al mayor precio, por eso es importante siempre regatear, pero yo al menos no me sentí insegura.  Es verdad que se trata de un cultura muy diferente a la nuestra, por eso es importante tener la mente abierta, descubrir el lugar siempre desde el respeto y disfrutar de lo que el destino puede aportarnos. Para mí lo peor fue ver el maltrato a algunos animales como las serpientes o monos que utilizan en la Plaza Jemma El Fna para atraer a los turistas y ganar dinero. También los burros que utilizan para moverse por la Medina y transportar mercancía, que en la mayor parte de los casos se encontraban en pésimas condiciones.

Dónde dormir

riad marrakech
riad marrakech

En cuanto a dónde dormir en Marrakech, recomiendo 100% alojarse en un Riad para vivir el viaje de una forma más  auténtica. Se trata de un tipo de casa o palacio tradicional marroquí que se caracteriza por contar con un jardín o patio interior.

Es muy fácil encontrar Riad preciosos y bien ubicados a precios muy razonables. Nosotros nos alojamos en el Riad Alwane y la experiencia no pudo ser mejor. El presupuesto total por tres noches con desayuno incluido para 6 personas fue de 338€. Es decir, pagamos 56€ por persona. El desayuno no podría haber sido más completo y el trato por parte del personal del Riad fue inmejorable.

Recomiendo que la ubicación sea una de vuestras prioridades a la hora de escoger el alojamiento, pues el centro de Marrakech se visita perfectamente andado, por lo que si os alojáis en el centro de la Medina podréis moveros sin ninguna dificultad. Eso sí, nunca está de más contar con un mapa o utilizar el GPS para moverse por la Medina, pues está repleta de pequeñas callejuelas en las que es muy fácil perderse. De hecho, que no te extrañe ver a grupos de niños o adolescentes ofreciéndose a guiarte a cambio de una propina.

Día 1

Llegamos a Marrakech un viernes por la mañana. En cuanto llegamos al aeropuerto cogimos un taxi para llegar hasta el centro de la Medina donde se sitúa nuestro Riad. Fue increíble observar como el taxi se colaba por las estrechas callejuelas del centro con destreza. Dejamos nuestras maletas y pronto nos dirigimos al centro de la ciudad para aprovechar las horas que quedaban de luz.

El día empieza en el zoco, merece la pena pasar la mañana paseando por los diferentes puestos y observar los diferentes productos típicos y suvenires, siempre poniendo en práctica la técnica del regateo.  A mí me apasionó caminar sin rumbo por las laberínticas callejuelas y observar infinidad de alfombras, joyas, bolsos… Sin duda mi parte favorita son los puestos de especias y todos los aromas que desprenden.

zoco marrakech
zoco marrakech
zoco marrakech

A continuación nos dirigimos al lugar más conocido de Marrakech, la plaza Jemma el Fna, sin duda uno de los lugares que ver en Marrakech en un fin de semana. Esta plaza es el punto de reunión de los habitantes y turistas de la ciudad. Es todo un espectáculo de colores, sabores, olores y cultura.

Alrededor de la plaza hay muchos restaurantes y cafeterías con terrazas perfectas para disfrutar del famoso té con menta y admirar las maravillosas vistas a la plaza. Nosotros no dudamos en parar en uno de ellos para disfrutar de nuestra primera comida en la ciudad.

Lo cierto es que no nos lo pensamos demasiado y decidimos probar el restaurante Tajin Darna, justo en frente de la plaza. Desde su terraza pudimos disfrutar de un delicioso tajín mientras observamos las inmejorables vistas a la plaza. Incluso decidimos volver esa misma tarde para observar el atardecer.

plaza jemaa el fna

A continuación, ya con nuestros estómagos bien llenos, nos dirigimos a la Mezquita de la Koutoubia. Esta es la mezquita más popular de Marrakech y el edificio más alto de la ciudad con sus 77 metros de altura. No pudimos visitar su interior pues la entrada está reservada exclusivamente para los musulmanes, pero admirados desde el exterior su arquitectura y paseamos por sus bonitos jardines.

mezquita de koutoubia

Nuestra siguiente parada fue la impresionante Madraza Ben Youssef, la institución religiosa más grande e importante de Marruecos. Se caracteriza por su decoración típica de la arquitectura de la dinastía saadí, con su mezcla de mármol, madera y mosaicos.

Para finalizar las visitas del primer día, nos dirigimos al Museo de Marrakech, otro lugar que ver en Marrakech en un fin de semana. El palacio en el que se encuentra este museo es muy bonito, aunque no hay demasiados objetos expuestos.

Llegó la hora del atardecer y no dudamos en aprovechar para disfrutar de un buen té de menta en una de las preciosas terrazas de la Place des Épices. Entramos al bar con el mismo nombre, Café des Épices. Me encantó su decoración con sus mesas de madera y sombreros de paja. Es un lugar bastante concurrido por los turistas, en especial por ser el lugar perfecto desde donde observar la puesta de sol y el ajetreo de la plaza.

place des épices

DÍA 2

En nuestro segundo día, disfrutamos de un delicioso y muy completo desayuno en nuestro Riad Alwane. Nos levantamos más o menos temprano para poder disfrutar de la ciudad y decidimos descubrir esta vez la zona sur de Marrakech.

Nuestra primera parada fue el Mellah, el barrio judío de Marrakech que se creó en el siglo XVI para separar a las comunidades judías del resto de la población musulmana. Actualmente son pocos los judíos que permanecen viviendo aquí, sin embargo esta zona todavía conserva su esencia judía. Recomiendo visitar el zoco de las especias, donde se pueden encontrar todo tipo de especias y las calles desprenden una mezcla de olores exquisita. Además, aquí encontraréis precios bastante más asequibles que en la Plaza de la Jemaa y otras zonas más turísticas de la Medina. 

mellah marrakech
mellah marrakech

Muy cerca de la Mellah se encuentran dos de los palacios más importantes de la ciudad y dos de los lugares imprescindibles que ver en Marrakech en un fin de semana: el Palacio de la Bahía y el Palacio Badii. En primer lugar visitamos el Palacio de la Bahía, donde se puede disfrutar de la máxima expresión artística de la arquitectura marroquí. Destaca por sus grandes dimensiones, pues cuenta con 150 habitaciones ricamente decoradas y varios patios, aunque solo es posible visitar un tercio de sus dependencias. Aquí encontrareis toda la información necesaria https://bahia-palace.com/price-opening-times/.

A continuación visitamos el Palacio el Badii. De este lugar solo se conservan un conjunto de ruinas arquitectónicas de lo que anteriormente fue un magnífico palacio de 360 habitaciones, todas cuidadosamente decoradas y construidas con lo más caros materiales. Sin embargo, personalmente,  me encantó la esencia del lugar y sus característicos jardines de naranjos.

palacio el badii
palacio el badii

Cuando terminamos nuestra visita ya era la hora de comer y la verdad es que nos moríamos de hambre, así que aprovechamos para comer en la bonita Place de Ferblantiers, a pocos metros del palacio el Badii. Esta plaza está repleta de restaurantes, nosotros paramos en uno de ellos pero no recuerdo su nombre. Aquí pudimos disfrutar de una deliciosa ensalada marroquí como entrante seguida de un delicioso un cuscús.

fin de semana en marrakech

Después de la parada para comer nos dirigimos a la Tumbas Saadies, otro lugar que ver en Marrakech en un fin de semana. Estas tumbas del siglo XVI son otro de los lugares más importantes de Marrakech. Se trata de una colección de tumbas donde se enterraron a los guerreros y sirventés de la dinastía saadí. La visita se hace bastante rápido, alrededor de media hora y el precio por entrar es de 6 euros. Al finalizar aprovechamos para visitar la plaza de la mezquita de Casbah, justo al lado de las Tumbas Saadies.

tumbas saabies
tumbas saabies

La última visita del día fue el precioso Jardín Majorelle. Nosotros cogimos un taxi, ya que andando desde las Tumbas Saadies nos llevaba alrededor de 45 minutos y no nos daba tiempo. En apenas 10 minutos el taxi nos dejó muy cerca de la entrada al jardín. Este lugar fue construido entre los años 1920 y 1930 por el pintor francés Jacques Majorelle, aunque cuando este murió fue Yves Saint-Laurent quien  lo compró en 1980. Se trata de un jardín botánico con todo tipo de especies de plantas en el que uno se puede perder durante horas.

jardin majorelle
jardin majorelle
jardin majorelle

Para finalizar nuestro día decidimos comer en el restaurante Naima, donde degustamos un cuscús tradicional, el mejor que he probado hasta ahora. Desde nuestra mesa podíamos observar como en frente las dos dueñas marrakechís del local lo preparaban. Además, el ambiente es familiar y caluroso.

Aunque nosotros no pudimos hacerlo, os recomiendo disfrutar de un hammam en vuestra visita a Marrakech. Se trata de un baño árabe tradicional en el que la limpieza se hace básicamente a través de vapor y exfoliación de la piel y que constituye también un lugar de reunión. Este es uno de los hammam más recomendados y el más antiguo de Marrakech https://hammammouassine.business.site/.

Día 3

Para el tercer y último día existen dos opciones. Si todavía os quedan cosas que ver de la ciudad o simplemente queréis disfrutar tranquilamente del último día paseando por la ciudad como nosotros,  entonces aprovechad al máximo las últimas horas en Marrakech.

fin de semana en marrakech
fin de semana marrakech

Sin embargo, si en los dos días anteriores ya habéis visto los lugares más importantes y sentís que ya habéis disfrutado suficiente de la ciudad, entonces os propongo hacer una excursión desde Marrakech para conocer otros lugares cercanos.

Las excursiones de un día más típicas desde Marrakech son las siguientes:

Cascadas de Ouzoud: uno de las cascadas más impresionantes del norte de África.

Essaouira: pequeño pueblo pesquero fortificado en la costa del Atlántico, atractivo por sus playas.

Valle del Ourika: excursión durante la cual se recorre el curso del río Ouirka y se pueden apreciar los bonitos paisajes de las montañas del Alto Atlas.

Desierto de Agafay: un oasis justo a las afueras de Marrakech. A diferencia de las dunas del cercano Sahara, este desierto se caracteriza más bien por su terreno yermo, de escasa vegetación.

Palmeral: a solo 10 kilómetros de Marrakech se encuentra este lugar con más de 100.000 palmeras. Es habitual contratar un tour en quad para recorrer el paisaje lleno de palmeras y cactus.

Paseos en camello: esta es una de las actividades más comunes en estas excursiones desde Marrakech. Lo cierto es que no recomiendo en absoluto estos paseos pues suponen un daño enorme para estos animales. Su uso en actividades turísticas como esta implica problemas en la salud de estos animales y la imposibilidad de desarrollar sus comportamientos naturales. En ocasiones, los propietarios de estos animales no cuentan ni con los recursos ni conocimientos necesarios para mantenerlos en un buen estado de salud y ofrecerles condiciones de vida dignas. Con esto no permito atacar o criticar a las personas que lo han hecho alguna vez, simplemente intento que seamos conscientes de la repercusión que tienen nuestras acciones cuando visitamos un lugar. Si somos capaces de distinguir aquello que está bien de aquello que no lo está, entonces podremos elegir dejar un huella positiva en el lugar al que viajamos.