Existen pocos lugares más recónditos que el profundo Cañón del Sil. A lo largo de estos cañones, en su paso por la Ribeira Sacra, podemos encontrarnos una gran cantidad de miradores a ambos lados del río. Muchos de ellos se sitúan en lo alto de las laderas más grandes del cañón permitiendo observar paisajes increíbles y las formas que va creando el río Sil. Aquí os cuento mi ruta en coche por los cañones del sil.

Por este recorrido nos encontramos con interesantes monasterios, viñedos y bodegas donde degustar el vino de la zona. De hecho, aquí nace el famoso vino de la Denominación de Origen Ribeira Sacra.

ruta por los cañones del sil

Estos cañones funcionan como frontera entra las provincias de Lugo y Ourense (https://luciaontheroad.com/15-lugares-que-ver-en-ourense/) durante 35 kilómetros formando numerosas curvas en su transcurso. En esta zona se forma un microclima propio, más suave que el clima continental-atlántico de Galicia de interior, favoreciendo a la viticultura del lugar y otros cultivos.

En este post os propongo esta ruta por los lugares más imprescindibles de los Cañones del Sil, los he puesto por orden teniendo en cuenta que el punto de partida es la ciudad de Ourense. Lo ideal es dedicarle dos días para poder disfrutar con calma de todos estos lugares y aprovechar también para visitar alguna bodega y degustar el vino de la región. También se puede hacer una excursión en barco por el río Sil y observar del paisaje desde una perspectiva diferente.

ruta por los cañones del sil

Para realizar esta ruta es imprescindible disponer de coche. La mejor época para hacerla es la primavera y especialmente otoño ya que podemos ver los viñedos tan abundantes en estas laderas en su máximo esplendor y el paisaje se tiñe de colores preciosos.

1. Monasterio San Estevo

monasterio san estebo
monasterio san estebo

Este monasterio construido en los siglos XII y XVII se trata de uno de los monumentos más importantes de Galicia por su valor artístico e histórico. Se encuentra en pleno corazón de la Ribeira Sacra, concretamente en Nogueira de Ramuín. Este antiguo monasterio benedictino fue durante mil años el cenobio más grande e importante de la Ribeira Sacra.

En el pasado, nueve obispos que renunciaron a sus sedes episcopales escogieron este lugar para finalizar sus días. Actualmente ha sido restaurado y en el año 2004 ha sido reconvertido en Parador de Turismo. Se puede visitar de forma gratuita tanto su magnífico claustro de portería, también llamada de los caballeros, como su bien conservada iglesia. Aquí os dejo la pagina oficial con toda la información necesaria https://www.parador.es/es/paradores/parador-de-santo-estevo

2. Mirador Pe do Pobre y Pe do Home

mirador pe do home

A solo 10 minutos en coche se encuentran los miradores Pe do Pobre y Pe do Home, dos de los lugares que visitar en nuestra ruta en coche por los cañones del sil. Para acceder a ellos hay que aparcar el coche en una pequeña zona de tierra que hay justo al lado de una señal que indica “Mirador de Pe do Home”.

Es cierto que al principio nosotras casi nos confundimos de camino porque no estaba del todo bien indicado, pero al ver a varios coches allí parados dedujimos que sería por ahí. Hay que descender por un camino que lleva hasta un río, cruzarlo y después subir hasta lo alto de la montaña.

En unos 15 minutos se llega a lo alto y lo primero que nos encontraremos en el mirador será un banco de madera conocido como el mejor banco de la Ribeira Sacra.

mirador pe do home

Este mirador se sitúa en frente del embalse de Santo Estevo y su embarcadero, desde donde salen los catamaranes que realizan excursiones a lo largo del río y permiten disfrutar de los Cañones del Sil desde una perspectiva diferente.

El camino está más o menos marcado pero es aconsejable ir bien preparados con ropa y calzado cómodo porque la cuesta arriba es algo empinada y algunos tramos son resbaladizos. Si continuamos subiendo, nos encontraremos con el mirador Pé do home a solo 200m.

3. Mirador de Vilouxe

mirador de vilouxe
mirador de vilouxe

Conduciendo durante otros 10 minutos nos encontramos con uno de mis miradores favoritos. Me encantó porque se trata de un mirador natural, sin ningún tipo de intervención humana. Impresiona ver el Sil zigzagueando como un rayo azul entre los precipicios de color grisáceo.

Cuanta con dos puntos desde donde se puede divisar el meandro conocido como Coto das Boedas, de más de 700 metros de altitud.  Yo no suelo tener vértigo, pero reconozco que al acercarme al borde del mirador me temblaron un poco las piernas.

Para llegar a él es necesario aparcar el coche en la entrada del pueblo, en una explanada junto a la capilla, y desde allí atravesar este pueblo prácticamente abandonado hasta llegar al mirador. Es muy fácil llegar pues hay diferentes flechas dibujadas en el suelo y los muros que indican el camino.

4. Mirador de Cabezoás

mirador de cabezoas

En nuestra ruta en coche por los Cañones del Sil también visitaremos este mirador situado en la carretera que une Luintra con Parada de Sil, donde hay un pequeño arcén para aparcar. Desde este mirador se puede observar una de las zonas más abruptas del cañón, en la que se forma el meandro conocido como Coto das Boedas. También impresiona el propio mirador, situado sobre una rampa que parece alzarse sobre el abismo. Es además uno de los pocos miradores accesibles para personas con movilidad reducida.

5. Mirador Balcones de Madrid

balcones de madrid

A 10 minutos de trayecto desde el mirador de Cabezoás se encuentra este mirador, probablemente el más popular de nuestra ruta por los Cañones del Sil pues está situado muy cerca del núcleo de Parada de Sil.

Su nombre tiene una historia curiosa. Antiguamente este lugar era desde donde las mujeres despedían a sus maridos emigrantes, pues muchos de ellos eran barquilleros, afiladores u otros oficios artesanos y vendían sus productos en las verbenas que se celebraban en Madrid.

Este mirador ubicado a 500 metros de altura cuenta con varias plataformas y pasarelas protegidas por barandillas de madera desde las que se puede observar en frente el Santuario da Virxe de Cadeiras y al sur las zonas de viñedos de Porta Brosmos y de Sacardebois.

Para acceder a él se puede dejar el coche en una explanada de tierra justo al lado de un pequeño campo de fútbol. En esta zona también hay varias mesas de piedra perfectas para parar a comer algo. Desde ahí en solo unos diez minutos a pie se llega al mirador.

También se puede aparcar en Parada de Sil e ir andando desde allí durante unos 20 minutos. Además, en este pueblo hay bastantes restaurantes donde parar a comer, aunque cuando yo fui fue bastante complicado encontrar un sitio pues casi todos estaban completos.

6. Monasterio Santa Cristina

monasterio santa cristina
monasterio santa cristina

A solo 5km de los Balcones de Rey se encuentra este monasterio, uno de los grandes encantos monumentales de la Ribeira Sacra. Se encuentra muy cerca de río Sil, envuelto por la naturaleza. De hecho, a los viejos castaños que caracterizan el entorno del monasterio se les atribuyen propiedades mágicas a quienes caminan a través.

Es menos conocido que otros monasterios, pero fue uno de los más importantes de la Ribeira Sacra en la Edad Media y destaca su valor artístico y arquitectónico. A pesar de haber sido abandonado, sigue siendo un lugar cautivador. De hecho, aunque era bastante más pequeño y sencillo que el de San Estevo, a mí me pareció que tenía un encanto especial.

Para visitarlo hay que pagar 1€, destinado al mantenimiento del monumento. En la visita pueden conocerse detalles sobre el increíble trabajo de restauración que se ha llevado a cabo en él.

7. Mirador da Cividá y Mirada Máxica

ruta por los cañones del sil
mirada maxica

Continuando nuestra ruta en coche por los Cañones del Sil, a apenas 2km de distancia del monasterio, se encuentra el Mirador de Mirada Máxica. También conocido como Xariñas do Castro, se compone de dos pasarelas de madera que se adentran en el cañón. Estas pasarelas ofrecen un impresionante paisaje y permiten percibir la verticalidad de las paredes de este tramo del Sil. Para acceder a él hay que atravesar el camping de la zona.

A solo 200 metros de Mirada Máxica se encuentra el mirador de Cividá, que ofrece otra fantástica perspectiva del cañón. Ojo, porque nosotras quisimos venir a este mirador en primer lugar y lo buscamos en google maps pero estaba mal indicado.

8. Castro Caldelas

castro caldelas
castro caldelas

Esta vez no alejamos un poco más y tras 30 minutos de trayecto en coche llegamos a este bonito pueblo. Se encuentra en el Corazón de la Ribeira Sacra, situado en una colina que domina la ribera del río Edo. Su casco histórico fue declarado conjunto artístico en 1998, incluyendo las calles empedraras que suben hasta el Castillo de los Condes de Lemos. Estas calles destacan por sus casas de piedra, de hecho, en una de ellas vivió el importante escritor y político gallego Vicente Risco.

El castillo es el símbolo más visible de la historia de este pueblo. Se sitúa a lo alto de una colina, permitiendo observar todo el pueblo y sus alrededores. En el interior del castillo destaca el patio de armas, la Torre del Reloj y la Torre del Homenaje. Hay que subir a la torre del homenaje para admirar las magníficas vistas. Para entrar hay que pagar 2€.

Castro Caldelas es también muy conocido por la elaboración de sus deliciosas bicas, un postre típico de Galicia, muy similar a un bizcocho hecho con ingredientes tradicionales. Nosotras no dudamos en sentarnos para tomar algo en una de las terrazas del pueblo y aprovechar para probarla.

9. Mirador de Matacás

mirador de matacás
mirador de matacás

A solo 15 minutos de Castro Caldelas, continuando nuestra ruta en coche por los Cañones del Sil, se encuentra uno de mis miradores favoritos y curiosamente uno de los menos conocidos de la Ribeira Sacra. Desde aquí se pueden contemplar las laderas pobladas de viñedos, preciosos bosques y las paredes rocosas del cañón. Además en el río, bajo nuestros pies, se pueden observar el embarcadero de Doade, perteneciente a Lugo, desde donde salen embarcaciones para dar un paseo por el río.

Además de por las preciosas vistas, lo que me gustó especialmente de este mirador es que, a diferencia de otros, no cuenta con ninguna plataforma para admirar las vistas, dando la sensación de que nos encontramos en un lugar más salvaje.

10. Mirador Pena do Castelo

mirador pena do castelo

El último de nuestra ruta por los Cañones del Sil fue este precioso mirador situado a más de 600 metros de altura, ofreciendo unas fantásticas vistas sobre los viñedos y el cañón. Lo que caracteriza este mirador es una pequeña ermita en honor a San Amaro. Esta ermita se construyó en 2004 para conmemorar una antigua capilla que existió en las cercanías el pico y desapareció a mediados del siglo XIX.

Para llegar al mirador hay que seguir la carretera desde el embarcadero de Doade en dirección a Francos. Sin embargo el acceso en coche no es precisamente fácil, pues hay que coger un desvío a la derecha que está bastante escondido en una curva.

Mi consejo es que aparquéis en un pequeño hueco del arcén, ya que es bastante complicado subir en coche por ese desvío en el que la carretera es bastante estrecha y empedrada. Desde allí hay que subir durante 20 minutos una cuesta en zigzag. ¡Las preciosas vistas valen la pena la esfuerzo!

mirador pena do castelo

A muy pocos metros de distancia se encuentra otro mirador, el de Soutochao. El paisaje desde este mirador está completamente marcado por la cantidad de viñas que se encuentran en las empinadas laderas, pues se sitúa en el corazón de los viñedos de Doade.

Lo que más llama la atención es la estatua de una mujer situada a lo alto llamada O Carreteiro. Fue hecha en granito por el escultor Manuel Rial en homenaje al esfuerzo sobrehumano que exigía la viticultura antiguamente. Por esta razón también se le conoce como el Mirador del Vendimiador.

11. Monforte de Lemos

monforte de lemos

Para salir de los Cañones del Sil y volver hacia Ourense, lo mejor es dirigirse hacia Monforte de Lemos, pues en dirección contraria nos introduciremos de nuevo en carreteras comarcales llenas de curvas y nos llevará bastante más tiempo.

En primer lugar visitamos el castillo de la ciudad situado en lo alto de una pequeña montaña, desde donde puede verse toda la ciudad y sus alrededores. Además de lo que antiguamente fue un castillo y del que solo se conserva en la actualidad una pequeña parte, había una iglesia y un parador justo al lado.

Esta pequeña montaña se llama Monte de San Vicente y en la antigüedad estaba rodeado por un recinto amurallado con torres defensivas. A día de hoy se conservan algunas partes. Destaca la Torre de Homenaje de 30 metros de altura que todavía se encuentra en buen estado de conservación.

monforte de lemos

Después no dirigimos al centro de la ciudad y visitamos El Colegio de Nuestra Señora la Antigua, conocido también por ser El Escorial Gallego. Destaca por sus grandes proporciones y su belleza. Actualmente también se le conoce como Colegio de los Escolapios ya que es un centro de las Escuelas Pías y son los padres escolapios los que se encargan de su mantenimiento.

También vale la pena pasear a lo largo del río Cabe que cruza el núcleo de la ciudad y cruzar su pequeño puente. Este fue uno de mis rincones favoritos de Monforte ya que había bastante gente sentada en el césped al lado del río, dándole de comer a los patos, relajándose, hablando… Parecía un buen lugar donde pasar la tarde.